viernes, 30 de enero de 2009

La Iglesia y sus símbolos; el laicismo y lo público

Hace ahora algo más de un mes tuve que pasar unos días ingresado en el Hospital Provincial de Córdoba. Quienes no lo conozcan han de saber que se trata de un hospital público del Servicio Andaluz de Salud. Afortunadamente no fue por nada grave, y de hecho ya estoy recuperando la completa normalidad.

Hago esta introducción para hablaros de un pequeño detalle que me pasó. Nada más tomar posesión de mi cama lo primero que me llamó la atención fue la presencia de un crucifijo presidiendo la habitación. En ese momento había otra persona en la otra cama y no quise sacar el tema. Hablar con él del crucifijo era ponerle en la incomodidad de, si es que era creyente, tener que admitir que ese símbolo religioso no debería estar ahí. Al día siguiente dieron el alta a mi compañero de habitación. Aproveché ese momento para esconder el crucifijo en el armario.

Poco más tarde trasladaron a otro paciente a mi habitación. Estoy seguro de que aunque fuera creyente no sintió ninguna incomodidad ante la ausencia de crucifijos. Es más, seguro que no pensó en ello: pues no había cruz a la vista, no hubo que pensar en ella. Si efectivamente él era creyente, o de los “muy creyentes”, es probable que llevara alguna cruz al cuello, o algún otro símbolo religioso en su cartera. Porque ese es el lugar donde deben estar los símbolos religiosos ¿no os parece?

Pero NO, no es así. Todavía tenemos que estar a estas alturas peleando para conseguir que la religión, que en este país es sobre todo la Iglesia Católica, abandone su imbricación con el estado y lo público (en el sentido de administración) y se desarrolle en el ámbito de lo privado, y en todo caso de la celebración de lo privado en público, pero sin ningún apoyo por parte del estado ni de los representantes políticos cuando actúan como tales.

¿No es una vergüenza que al nombramiento de un arzobispo en Sevilla el pasado 18 de enero acudieran tantas autoridades políticas? Sólo una muestra: el presidente del Congreso de los Diputados José Bono, el consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, la alcaldesa de Córdoba Rosa Aguilar (tomad nota de que no estuvo el alcalde de Sevilla), y un largo etcétera. Estos políticos no acudieron a título particular, pues en ese caso se hubieran sentado entre el público “ordinario”, sino como autoridades.

Así pues, lo peor no es el crucifijo en las habitaciones de los hospitales públicos. Y si me apuráis, ni siquiera la presencia de autoridades políticas en los actos religiosos; en todo caso, esto es una muestra de lo que hay. Lo peor es lo que pasa, LO QUE TODAVÍA ESTÁ PASANDO, en la educación, EN LOS COLEGIOS PÚBLICOS.

Es una barbaridad absoluta que al día de hoy se esté enseñando como una asignatura más la tontería de que hubo un dios que creo el mundo en 7 días, y que sacó a la mujer de una costilla de Adán. Si alguien quiere enseñar eso a sus hijos que lo haga en casa. No se puede permitir decir semejante estupidez en el interior de un edificio destinado a la formación académica. Como muy bien queda expresado en una noticia aparecida en El País el día 6/12/2008, ¿cómo podemos esperar que conjugue un niño eso de los 7 días y la costilla con lo que se le enseña en la clase de ciencias naturales?

Os pongo aquí parte del texto de esa noticia porque me parece muy clarificador:

Virginia, una alumna de sexto de Primaria de un colegio concertado de Madrid, tiene ideas propias sobre el origen del hombre. "Al principio no había nada", narra esta niña, hija de profesionales liberales de creencias católicas. "Entonces se produjo el Big Bang. Y en ese momento apareció Dios. Primero creó al hombre y de su costilla, a la mujer. Los puso arriba. Creó después a los monos y los puso abajo. La teoría de Darwin dice que los monos evolucionaron hasta alcanzar al hombre. Se juntaron y hasta hoy".

Esta niña intenta conciliar desde sus 12 años las dos explicaciones opuestas que recibe en el colegio sobre el origen del universo. Por un lado, estudia en clase de religión católica la creación como la narra el Génesis. El profesor se basa en el libro de texto de la editorial Edebé, una de las más populares del sistema educativo. Por otro, atiende a la explicación sobre la evolución de las especies en clase de conocimiento del medio. No sabe cuál de las dos versiones es la verdadera y las armoniza como puede.

Pero Virginia, si no aclara conceptos, suspenderá la asignatura que no es opcional, la de ciencias. Por esta razón son muchas las voces que piden que las doctrinas confesionales salgan de las aulas. Entre ellas la del teólogo y profesor de religión Luis Guridi, fundador de la Asociación Nacional de Profesores de Religión, que agrupa a enseñantes de signo progresista. "Muchos profesores no se creen lo que están enseñando. Pero no se atreven a cuestionarlo. Y generan tremendas confusiones en el alumnado. Es lamentable porque estamos hablando de niños".


Creo que los enseñantes (y alguno habrá que lea este blog), tienen un papel importantísimo en el cambio de la mentalidad y de los comportamientos en relación con lo religioso. Lo primero que hay que hacer es reivindicar la laicidad total en la educación pública. Luego se andará el resto del camino, que sin duda es largo.

Quiero dejaros aquí el enlace a un blog llamado Escuela Laica en Córdoba.

También un enlace a la página web de Europa Laica

En esta página se hacen eco, entre otras noticias, de la celebración el pasado 24 de enero de la V Jornada Laicista. Y para que comprobéis que hay “políticos” y “políticas” sabed que mientras José Masa Díaz, alcalde de Izquierda Unida en el ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, participó y presidió la celebración en su municipio de esta V Jornada Laicista, nuestra Rosa (de tantas espinas) no deja de participar y/o presidir actos religiosos como el ya mencionado del nombramiento del Arzobispo de Sevilla y tantos otros (en Semana Santa, romerías, etc), ni deja de poner nombres de curas en nuestro callejero eliminando otros de tanta solera como era el de “La Paja”.

En fin, ¿tenemos lo que nos merecemos? ¿Cuándo nos libraremos de esta cruz?


----------------
Quizás os hayáis fijado que desde hace unos días he emplazado en la zona de la derecha de este blog un enlace a una campaña sobre la Separación Iglesia-Estado (en la web de laicismo.org). Parece que provisionalmente no funciona. Voy a esperar unos días para ver si se soluciona. Si funcionara, podéis suscribirla si estáis de acuerdo con ella.

17 comentarios:

  1. Para colmo de los colmos, este arzobispo es aficionado a las corridas de toros. Hay que ser estúpido o psicópata o ambas cosas a la vez, para creerse los dogmas de la Iglesia Católica y encima no sentir repulsión contra la violencia y el linchamiento de animales inocentes.
    Particularmente veo más sin sentido e injusto una corrida de toros, que un crucifico en un hospital. Lo primero es una injusticia extrema que crea sufrimiento gratuito de seres inocentes, prueba de la prepotencia de los humanos, que son incapaces de aceptar esa injusticia, lo segundo es solo un síntoma más de su estupidez de nuestra especie.
    Saludos
    Behavi

    ResponderEliminar
  2. Yo como enseñante, agnóstico y laico, me gustaría decir que, desde mi punto de vista, la religión no debería darse nunca en la escuela pública (como ocurre en Francia) o, al menos, darse fuera del horario escolar lectivo (como ocurre en Inglaterra y Gales, en el Reino Unido). Ahora bien, para ello el Estado Español debería tomar la iniciativa y revisar el último Concordato con el Estado Vaticano del año 1978, si no recuerdo mal, lo cual es una decisión que ningún gobierno hasta ahora se ha atrevido a dar. Mientras esto no ocurra, nos guste o no, el Estado sigue estando obligado por dicho acuerdo a dar la posibilidad de dar Religión Católica en todas las escuelas públicas, cuyas notas, por cierto no hacen media académica pero sí aparecen en las actas de todas las evaluaciones en cada curso. A ello se une el hecho de que en las escuelas concertadas (gestión privada pero que reciben dinero público) se incumple además todo lo relativo a signos religiosos, como el crucifijo, etc. Hay que ser respetuoso con el creyente, sea de la religión que sea, pero creo que en la escuela no hay lugar para impartirla, pero siendo realistas, queda, al menos una generación para que la escuela pública o concertada se convierta en laica al modo en que ocurre en Francia. El actual gobierno socialista de Zapatero ha tomado medidas en el camino del laicismo, pero éste será largo y difícil, dado el enorme poder que aún tiene en España la Iglesia Católica, no hay más que pensar en lo difícil que es hacerse apóstata o ver el dinero que recibe anualmente de los Presupuestos Generales del Estado, por vía directa o indirecta...

    Mirare el enlace a ver que tal.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien este post Juanma. Te recomiendo que te des una vuelta por el Edificio "Charles Darwin" en el Campus Universitario de Rabanales que ubica en su seno las dependencias de la Pastoral Universitaria.
    Menudo homenaje a la Teoria de la Evolución.

    ResponderEliminar
  4. Hablar sobre el sentido religioso no es facil, si se quiere hacer desde el respeto y la tolerancia, pero hay varias cuestiones a tener en cuenta,siempre segun mi percepción de la realidad.
    En primer lugar hay que tener en cuenta la necesidad de una gran mayoría de personas que necesitan un asidero para sobrellevar su existencia cotidiana en la que, cada vez más, viven inseguras,con miedos y sobre todo se sienten pequeñitas ante todo lo que les rodea, aquí creo yo que radica la verdadera fuerza de las religiones o iglesias.
    Pienso que las religiones más que unir siempre han sido, son y serán un instrumento de enfrentamiento entre personas y pueblos además de ser el instrumento político de las clases dirigentes, en el sentido amplio de la palabra llamensé reyes,políticos,poderosos economicamente hablando etc...
    A través de la incultura y la necesidad se va abriendo paso la religión y así llega la manipulación de los pueblos por eso desde que se tiene alguna información de nuestros primitivos antepasados los jefes de tribus han ido de la mano de los chamanes al igual que ahora el papa de turno va de la mano del imperio, no olvido que la fundación de la iglesia católica fue en tiempos del imperio romano y de ahí su meteorica carrera evolutiva como institución, franco entraba bajo palio en las catedrales por poner un ejemplo.
    Ya lo dijo Gramsci hace más de 85 años la iglesia es el intelectual orgánico de la derecha política.
    Hablando algo del presente quisiera comentar algo sobre lo que dice Oscar de zapatero y es que el camino que a iniciado zapatero es a la inversa del Laicismo pués no solamente no echa fuera de la escuela a la religión sino que encima le esta dando más dinero, de nuestros impuesto como no podia ser de otra manera, que incluso aznar y encima permite despidos de trabajadoras y trabajadores de la educación en contra de los principios de la constitución ademas de seguir permitiendo que otro estado,el vaticano,mantenga un concordat o acuerdos con la santa sede en el que España no recibe nada a cambio,bueno perdón, recibe que los pastores no solivianten al rebaño en su contra.
    Lo dicho creo que la religión es por un lado el asidero de los pusilánimes y la mejor herramienta de las clases dirigentes,en el sentido amplio de la palabra.
    Salud y República

    ResponderEliminar
  5. Bueno, la ya vieja afición a las ceremonias transidas de irracionalidad de Rosa Aguilar tiene en el fondo una explicación muy, muy racional. Aspira a convertirse en breve, tal vez desde el propio PSOE que la acojerá, en la nueva Castilleja, presidenta de Cajasur por la Gracia de Dios. Ya ha mostrado sus dientes a la idea de la Caja Única apelando al "hecho diferencial denuestra Caja", pía Caja.

    ResponderEliminar
  6. Director Hospital Provincial31 de enero de 2009, 10:59

    ¡Ah! con que fuiste tu el que quitó el crucifijo. La próxima vez que tengas que ingresarte en éste hospital te voy a poner la cama en la capilla.

    ResponderEliminar
  7. "Crisis financiera, crisis económica, crisis política, crisis religiosa, crisis ambiental, crisis energética, si no las he enumerado todas, creo haber enunciado las principales. Falta una, principalísima según mi entender. Me refiero a la crisis moral que arrasa el mundo y de la que me permito dar algunos ejemplos. Crisis moral es la que está padeciendo el gobierno israelí, de otra manera no sería posible entender a crueldad de su actuación en Gaza, crisis moral es la que infecta las mentes de los gobernantes ucranianos y rusos condenando, sin remordimiento alguno, a morir de frío a medio continente, crisis moral es la de la Unión Europea, incapaz de elaborar y poner en marcha una política externa coherente y fiel a unos cuantos principios éticos básicos, crisis moral es la que sufren las personas que se aprovecharon de los beneficios corruptores de un capitalismo delincuente y ahora se quejan de un desastre que tenían que haber previsto. Son sólo algunos ejemplos. Sé muy bien que hablar de moral y moralidad en los tiempos que corren es provocar la hilaridad de los cínicos, de los oportunistas y de los simplemente listillos. Pero lo dicho, dicho está, y estas palabras algún fundamento tienen. Eche mano cada uno a su conciencia y diga lo que encuentra".
    No estoy de acuerdo con Saramago. Solo es cuestión de mirar un poco hacia atrás y concluir que la sociedad y sus religiones están desde que tenemos constancia en una "CRISIS MORAL".
    El crucifico en el cuarto de un hospital es fruto de esta crisis moral, pero es una anécdota comparado con los "horrores" que las personas cometen o permiten a diario en el planeta.

    ResponderEliminar
  8. Behavi,
    Te veo muy dedicado/a al tema del sufrimiento animal. Espero que no te obsesiones con ello. Quiero decir, espero que esa dedicación no te haga olvidarte o dedicar menos energías a otros asuntos humanos, que son los verdaderamente importantes. Y vamos a ver si consigo explicarme, pues es difícil.
    Opino que el sufrimiento de los animales no es grave en sí mismo. O al menos, por ejemplo, no debe ser esa nuestra principal argumentación para acabar con las corridas de toros. El sufrimiento animal es grave cuando tiene que ver con la actitud de los hombres; cuando es provocado por los hombres para su regocijo o como válvula de escape a sus tensiones y bajezas. Hay animales que sufren (desde nuestra “visión humana”) verdaderas atrocidades, violencia extrema, a menudo hasta su muerte. Esta violencia es producida por otros miembros de su propia especie o por otros animales de su mismo biotopo. Pero eso no es más que desde nuestra perspectiva. En realidad esos actos violentos, para la fría e insensible naturaleza, no son más que sucesos necesarios.
    Habrás visto lo que hacen los leones con los cachorros de anteriores líderes de su manada. O lo que hace un gato con un ratoncillo con el que juega antes de matarlo definitivamente, muy a menudo para después no comérselo. O lo que hace un elefante marino que aplasta a sus propios cachorros por pelear con otro macho para impedirle tener relaciones con las hembras de su “harén”. Y hay muchos más y más terribles ejemplos.
    Así pues, creo que lo importante no es insistir en que son animales dotados de sistema nervioso central (etc), y que son capaces de sufrir dolor casi de la misma manera que los humanos. En lo que hay que insistir es en que ese espectáculo sangriento no hace sino promover actitudes violentas, sádicas, en las personas que lo contemplan. Insistir en que esos espectadores, a menudo niños, se pueden ir haciendo insensibles contra la violencia y el dolor, ahora sí, aplicado a otras personas.
    Los animales van a seguir muriendo para servicio de la especia humana; para su alimentación sobre todo. Otra cosa es que debamos intentar ir modificando nuestros hábitos alimentarios en relación con la carne, por lo ecológicamente insostenible que esto es, y sustituir su ingesta por la de vegetales. Mientras tanto, y de consuno, lo que nos debemos proponer es que la muerte de animales para nuestro consumo no sea innecesariamente violenta.

    Óscar,
    De acuerdo contigo. Vamos a ver cuándo un gobierno de España le echa huevos (perdón por la expresión, hoy en día un tanto machista) y rompe ese maldito acuerdo con la Santa Sede, que ni es santa, ni cede un ápice.

    Gerardo,
    No contemplo pasar por Rabanales en los próximos días. Ya te preguntaré cuando te vea cómo es eso.

    Rafa,
    Igualmente de acuerdo contigo. Es muy acertado lo que dices: “las religiones más que unir siempre han sido, son y serán un instrumento de enfrentamiento entre personas y pueblos”.

    Harazem,
    Bueno, así que ¿nuestra particular rosa de espinas nos seguirá haciendo sufrir bastante a los cordobeses y cordobesas incluso después de dejar la alcaldía?.

    Y al “Director del Hospital”
    ¿Es que anoche estabas de guardia, y como resultó tranquila, te pusiste a navegar?

    Saramago,
    No me ha dado teimpo a leerte

    ResponderEliminar
  9. Bueno Juanmazur, has puesto el “dedo en la llaga”. Para argumentar una contestación a lo que dices serían necesarias unas cuantas cuartillas. Pero voy a intentar escribir algo de forma concisa.
    1.- Nosotros los humanos, somos también animales. No reconocer esa realidad es un gran error. Tenemos características especiales, pero todas las especies las tienen. La inteligencia, depende como se utilice, puede ser creativa o destructora.
    2.- La creencia en Dios o en un ser supremo es una característica de nuestra especie. Que exista esa característica, no quiere decir que exista ese ser supremo, al contrario, más bien indica que es una “alucinación” de nuestro cerebro y como tal es falsa.
    3.- “La fría e insensible naturaleza” que nombras, es así para todos los sucesos violentos que se dan en todas las especies, incluida la nuestra. Ejemplo reciente: No he visto a la “naturaleza” inmutarse cuando cae una bomba en Gaza o Irak y descuartiza a niños inocentes. Los que reaccionamos somos algunos grupos humanos, ya que otros lo consideran “necesario”.
    4.- Una característica de los humanos es la empatía. La capacidad de ponerse en el lugar de los demás y de entender y compartir sus sentimientos y emociones. Se estima que alrededor del 5% de la sociedad es psicópata en mayor o menor grado, no tiene empatía. Pero esta cifra podría alcanzar el 30%. La empatía también existe hacia los animales. Hay personas que cuando ven sufrir a un animal lo sienten en propia carne. Para ellos una corrida de toros es un cruel, macabro y sangriento asesinato. Es un acto de extrema violencia, injusto y que crea dolor sin necesidad.. Esta injusticia que se comete contra otros animales y que se tolera y justifica, pondría de manifiesto una falta de empatía bastante generalizada, que se traduce en el egoismo de nuestra sociedad. Sería causante, por qué no, de la “crisis moral” de la que habla Saramago.
    5.- Se podría proponer una nueva ética, “la ética del conocimiento” o lo que es lo mismo la “ética de la objetividad” sustentada por la razón y la ciencia experimental. Sus objetivos serían cuatro: A.-. Conocimiento objetivo de los sucesos que ocurren en la naturaleza y el universo. B.- Conocimiento de nosotros mismos (por qué somos como somos) C.- Justicia social (con todo lo que ello implica) y D.- Conservación del medio ambiente, condición necesaria para que se puedan dar los supuestos anteriores.
    Otro mundo es posible.

    Se que eres buen lector: Cuando tengas un hueco lee “El azar y la necesidad” de Jacques Monod.
    Saludos
    Behavi

    ResponderEliminar
  10. Hombre, JuanMa, al fin coincidimos en algo, pásate por aquí http://azud.wordpress.com/2009/02/01/los-obispos-consideran-blasfemos-a-los-autobuses-ateos/ por ver si realmente estamos de acuerdo o no.

    ResponderEliminar
  11. Estoy de acuerdo en:
    -Las creencias religiosas deben desarrollarse en el ámbito de lo privado e incluso en la celebración de lo privado en público
    -Que la Iglesia se autofinancie a través de sus los creyentes
    - Me indigna que la Iglesia se presente celebrando ceremonias obsoletas llenas de boato y símbolos de poder
    -Me provoca vergüenza ajena ver a nuestros representantes políticos tomando parte en semejantes ceremonias
    - No estoy de acuerdo en que en los colegios públicos se enseñe religión (católica o cualquier otra. Creo que en un colegio del parque Figueroa se da clases de Islam)
    Behavi:
    No estoy de acuerdo en insultar llamando estúpidos a los creyentes. Conozco y admiro por su humanidad y coherencia a algunos creyentes y no me parecen estúpidos.
    Estoy de acuerdo con Rafael Sanchez en que "hablar sobre el sentido religioso no es facil, si se quiere hacer desde el respeto y la tolerancia". Pero el que las religiones sean fundamentalmente "un instrumento de enfrentamiento entre personas y pueblos" me parece reduccionista. Creo sinceramente que si no existieran las religiones las personas con intereses personales e inclinaciones a oprimir y manipular a los demás tomarían como arma otras ideas políticas, económicas, etc.
    Distingo entre el mensaje de la persona o personas que dieron origen a una religión y que solía representar un avance social en su época e incluso aún se pueden hallar ideas sublimes (¿alguien ha podido superar eso de "amar al prójimo como a uno mismo incluso siendo capaz de dar la vida por él?)y lo que ciertas personas ávidas de poder hicieron después cuando vieron las posibilidades que ofrecía el que una masa poco crítica fuera susceptible de manipulación con solo erejirse baluarte de tales doctrinas (hablo en general no quiero entrar en particularidades de cada religión).
    por último, me considero agnostica, pero me parece prepotente que alguien se adjudique la Verdad por el hecho de negar una supuesta realidad transcendente, con inteligencia y voluntad (lo que llamamos Dios)y que el que no lo haga es un pobre ignorante, lleno de miedo a la muerte e incapaz de ser una persona independiente.Creo que es más razonable considerar que no nos interesa si existe o no un supuesto dios, además esta actitud no provoca defensas reactivas en personas con buena voluntad y creyentes.
    Grama

    ResponderEliminar
  12. Grama
    Siento de verdad que se pueda interpretar que haya querido insultar a la gente por creer en Dios. Hay muchas personas a las que admiro, a las que aprecio y a las que quiero, que son creyentes. No pienso que los creyentes sean unos estúpidos, al contrario, algunos son muy comprometidos y luchan por un mundo más justo y solidario. Se agarran en esa creencia para luchar por un mundo mejor, como otros nos podemos agarrar en alguna convicción que pensamos que es racional.
    En realidad cuando vi el nombre del arzobispo de Sevilla, se mezclaron ideas de los dogmas sin sentido de la iglesia católica y de toda su parafernalia, con el hecho de que ese individuo tuviera como una de sus principales aficiones el asistir a la tortura cruel de animales inocentes.
    Para mi forma de pensar, una corrida de toros es el espectáculo y actividad más injusta y cruel que es legal en nuestra sociedad. Y pienso que los que torturan a los animales y los que lo permiten no tienen desarrollada la empatía suficiente para darse cuenta del crimen que cometen, y que quizás una explicación a la existencia de un mundo con tantas desigualdades sociales se deba a esa falta de empatía de una buena parte de la sociedad. Porque uno es el que comete el crimen, unos cuantos los que lo aplauden y permiten y muchos los que miran para otro lado porque en el fondo les da igual. Y esa indiferencia es la que probablemente hace que el mundo sea como es: la mayoría en la pobreza, mientras otra parte vive en la más absoluta e insaciable opulencia.
    Behavi

    ResponderEliminar
  13. Bueno, tu explicaciones realmente me han convencido. Sí pienso que además de todas las personas que se valen de las creencias religiosas para manipular y obtener poder, hay otras que con buena voluntad que se basan en ellas para intentar hacer un mundo mejor.
    Respecto a las corridas de toros.Para una persona sensible es lo que es: la tortura de un animal hasta la muerte. Tambien pienso que denotan una gran falta de empatía, indiferencia hacia el sufrimiento,asimilación totalmente acrítica de un hecho cultural (borreguismo). Y en aquellos casos en que una persona disfruta con ello porque dice que es arte... su falta de sensibilidad hace que
    el animal pierda sus características de ser vivo,con toda su belleza, para ser un objeto que solo posee los rasgos que él le quiere atribuir: fiereza que hay que vencer y destruir de la forma más humillante y cruel posible. Este sometimiento y tortura de un animal poderoso ¿no suena a narcisismo?.¿ No es el narcisismo el gran poblema que tenemos los humanos, junto al egoismo, para avanzar, para mejorar?
    Saludos Behavi.
    Grama

    ResponderEliminar
  14. Grama,
    Narcisismo o quizás antropocentrismo, es decir creerse el centro de todo, pensar que nuestra especie es la más importante, lo único que importa y por eso se tiene derecho a utilizar a las demás especies como simples objetos, destruir su habitat, usar, tirar, disparar, explotar, torturar como le parezca.
    Esa falta de respeto ,trasciende a miembros de la misma especie. Solo hace falta echar un vistazo al planeta para ver las desigualdades, injusticias sociales, violación de derechos humanos, xenofobia etc.
    Behavi

    ResponderEliminar
  15. Un crucifijo en la habitación de un hospital público en Córdoba. Creo que es acertada y legítima la reclamación de que, en los lugares públicos de una sociedad laica por definición, no se oficialice o se imponga símbolos que pueden representar a una parte de la población (por mayoritaria que sea)sobre todo cuando hablamos de cuestiones que deben permanecer en el ámbito de lo personal o, alcanzar el caracter público, cuando todo el público que concurre voluntariamente sea afín a dichas creencias. Y digo que estoy deacuerdo, porque eso se produce en una ciudad, en un pais, en una cultura occidental donde, al día de hoy, el crucifijo es el símbolo de una Iglesia que sobre todo representa: la fastuosa y ornameltal pompa del Vaticano, con toda su estructura jerarquica de poder, con sus delegaciones en forma de "Conferencia episcopal", Obispados, etc., que en el caso en concreto de nuestro país (sobre todo) y en general en el mundo occidental, ha representado la cuartada espirutual para los sectores mas poderosos y reaccionarios de la sociedad.
    Pero tampoco quisiera quedarme en la mera guerra de símbolos, porque en otros lugares o en otros contextos, como en muchos lugares de Sudamérica, Africa o Asia, donde gente (como los de la Teología de la Liberación) intentan llevar a la práctica lo que para ellos significa el símbolo del crucifijo, traduciéndolo en la lucha por una existencia digna para todos, solidaridad y justicia como máximo exponente de lo humano, no creo que me pueda sentir incómodo bajo la sombra de su símbolo, si eso es lo que les mueve a crecer como humanos.
    Lo digo como agnóstico, como no creyente. Sólo creo en la verdadera mano tendida, venga de donde venga. Si mañana, en un supuesto viaje por sudamérica, tuviera un accidente, o me quedara sin recursos, vagando y en las últimas, y me despertara, acogido en la habitación de un centro de ayuda, de un cura o algunos misioneros de esos que andan por esas tierras perdidos en el anonimato, y sobre la cama, donde me brindan su desinteresada hospitalidad y apoyo, colgase un crucifijo, aseguraría que, sin creer en él, sentiría la cálida sombra que, en este caso representaría.
    La Madre Teresa de Calcuta, con su vida y sus hechos, lo supo expresar mucho mejor que con todas estas palabras.
    No es el símbolo, sino los gestos que lo acompañan.

    ResponderEliminar
  16. Este último comentario ha añadido un punto de vista nuevo e interesante.Estaba claro que los símbolos pertenecientes a ideologías o creencias de determinadas personas no deben imponerse en lugares donde concurrimos personas de todas las ideologías posibles( A menudo en manifestaciones pidiendo paz aparecen banderas políticas y consignas con las que muchos de los presentes no se identifican). Pero me ha parecido muy aguda la mirada de que lo que lo hace especialmente incomodo son las comnotaciones que la Iglesia tiene actualmente, sobretodo en España, donde participó y sacó tajada en la Dictadura y aún ahora los máximos responsables de su jerarquía intentan por todos los medios seguir en esa línea apoyando las posiciones más conservadoras y manipulando a las masas de creyentes a favor de sus intereses.
    NO ES SOLO EL SIMBOLO, SOBRETODO ES LO QUE DENOTA.
    Grama

    ResponderEliminar
  17. Metanse a esta página para que discutas tambien acerca de lo bueno de los estados laicos http://costaricalaica.wordpress.com/

    en todas tu publicación Me encantooo!!!

    ResponderEliminar